¿Cuáles son las causas reales de la contaminación en el país?

¿Cuáles son las causas reales de la contaminación en el país?

Compartir
(Fotografía Danilo Ramírez)

El tema del medio ambiente en Guatemala se ha tratado por distintas entidades e instituciones a lo largo de los años, sin que hasta el momento se tenga una política firme y capaz de conservar la naturaleza y el hábitat de distintas especies animales y vegetales que son únicas en nuestro país.

Varias organizaciones ambientalistas afirman que distintas actividades realizadas por el sector industrial en el país, son las causantes de la contaminación y de la destrucción del medio ambiente en Guatemala.

Actividades industriales como las que realizan las empresas hidroeléctricas y de minería, son satanizados por grupos ambientalistas quienes aseguran que son los principales depredadores del medio ambiente, y de la fauna y flora del país, para lo cual invierten grandes cantidades de recursos en abogados y movilizaciones con el fin de evitar que estas empresas operen en el país, argumentando que lo hacen por el cuidado ambiental, dejando de lado los verdaderos problemas que están acabando con los recursos naturales y ambientales en la nación.

En un país como Guatemala, en donde los índices educativos son tan bajos, es común que muchos pobladores de distintas partes del país no conozcan o tengan noción alguna de cómo cuidar, conservar y proteger el medio ambiente.

Muchas poblaciones que han sido asentadas en las cercanías de ríos, lagos, riachuelos y otros recursos hídricos, son las principales responsables de la contaminación de estos recursos, ya que con actividades tales como lavar ropa, bañarse y hacer sus necesidades fisiológicas en estos lugares, están generando una contaminación del cien por ciento de estos recursos, que a su vez, generan contaminación hacia sus desembocaduras, logrando la destrucción del medio ambiente y de distintas especies.

Otro problema es la tala inmoderada en las áreas boscosas y montañosas en distintas regiones, para utilizar las tierras para el cultivo de siembras, muchas de las cuales no dan frutos y que, al ver esta situación, los campesinos abandonan los terrenos deforestados sin hacer lo posible por reforestarlos, generando un problema en los ecosistemas.

El mal manejo de los desechos y de la basura en las áreas urbanas, también es un foco de contaminación ambiental, ya que los vertederos no fueron diseñados para contener las grandes cantidades de basura y desechos de todo tipo, que diariamente, generamos los guatemaltecos y que se van acumulando en cantidades exorbitantes, haciendo que la capital sea el lugar más contaminado en el país.

Entidades como el Ministerio de Ambiente, El Ministerio de Educación y el Instituto Nacional de Bosques (INAB), deben tomar consciencia de la problemática y crear en conjunto, un programa de educación ambiental, que permita a las futuras generaciones tomar consciencia de la situación y comenzar a diferenciar cuáles son los problemas que de verdad son motivo para la destrucción del hábitat.

Así también, se deben fiscalizar a las organizaciones ambientales para saber si su verdadero objetivo es el de la defensa del ambiente o si son movidas por otro tipo de intereses que son completamente ajenos al que dicen defender.

Aquí algunos mitos comunes y sus explicaciones
Sobre contaminación por basura:
Mito 1. Tirar la basura da igual, pues hay quien limpie las calles.
Realidad: Esta situación deriva en tragantes tapados, causa principal de inundaciones durante la temporada de lluvias. Además, derivado de la falta de una cultura de limpieza, calles, arriates, parques y terrenos baldíos son utilizados como vertederos clandestinos de basura.
Mito 2: No importa tirar basura a los ríos.
Realidad: La contaminación de afluentes de agua, es la causa principal de inundaciones en áreas rurales, además estos desechos en su mayoría de plástico, desembocan en el mar, ocasionando que varias especies marinas resulten afectadas, no son raros los casos en donde moluscos presentan restos de plásticos. Además afectan el desarrollo de especies como tortugas, que quedan atrapadas en restos de estos desechos.
Mito 3. Los ciudadanos no podemos hacer nada.
Realidad: Poner la basura en su lugar, evitar tirar desechos en las calles, reciclar en casa, centros de estudio o trabajo, pueden ayudar a minimizar este problema que avanza a pasos agigantados.
Si todo lo que sabemos sobre reciclaje es lo que oímos a grupos ecologistas, el reciclaje parecería la filosofía de que todo merece la pena ahorrarse excepto nuestro tiempo y dinero.
Siempre se ha reciclado todo lo que tenga valor. Automáticamente sabemos si algo tiene valor cuando alguien se ofrece a comprárnoslo o vemos gente llevándose cosas de nuestra basura o buscando en los contendores.
Sobre Minería:
Mito 1. La minería no es necesaria
Realidad: No se trata de un mito. En realidad el motor de desarrollo en todos los pueblos del mundo es la industria, pero la industria sin minería no existe. Desde las casas donde habitamos, hasta la pasta de dientes y el teléfono móvil, parten de materias primas producto de la minería
Mito 2. La minería contamina las fuentes de agua. Falso, con el avance de la tecnología las industria extractivas trabajan con nuevos métodos orientados a disminuir el impacto ambiental en las áreas aledañas a las exploraciones mineras. A ello se suman el uso maquinaria y equipo creado para disminuir el impacto ambiental.
Actualmente, cuentan con sistemas de recirculación de agua, que permiten hacer un uso eficiente de este elemento, y nunca liberar al ambiente aguas utilizadas en el proceso industrial.
Mito 3: La mineria solo extrae recursos y explota a las personas
Realidad: Hay nuevas formas de hacer minería, más responsables, con nuevas tecnologías y tanto social como medioambientalmente sostenibles, como la citada anteriormente en el uso del agua. Además las personas que trabajan en esta industria, reciben remuneraciones por encima de los sueldos base establecidos en ley.
Mito 4. Las mineras contaminan el entorno y hace que las tierras no sean fértiles ni para bosques o siembras
Realidad: La evidencia demuestra lo contrario, generalmente en los alrededores de los proyectos mineros existen extensas plantaciones. Por ejemplo en chile y Argentina, las minas conviven con plantaciones de viñedos, en Guatemala Minera San Rafael, está rodeada por bosques, plantaciones de hortalizas, criaderos de tilapia, entre otros.
Mito 5. La renta minera y su contribución al Estado.
Realidad:La minería en Guatemala aporta a las arcas estatales entre un tres y un cinco por ciento sobre ventas brutas. Siendo una de las tazas impositivas más altas que se pagan en América Latina. No es un mito, es una realidad. Además contribuyen a las arcas del estado pagando todos los impuestos establecidos localmente para las empresas, así como el aprovisionamiento que lo hacen dentro del país y esto aumenta la actividad de la economía.
En el caso de Minera San Rafael, genera para la economía Guatemalteca entre pago de impuestos, regalías y salarios 5.1 millones al día un equivalente, lo que significa un 53% de sus ventas brutas.
Sobre la deforestación
Mito 1. La tala ilegal es responsable de la reforestación de grandes extensiones de bosque
Realidad: Quizá más del cincuenta por ciento de la materia prima de las madererías viene de tala ilegal, pero en realidad, esto sucede por un problema mucho más profundo, pues áreas boscosas son utilizadas en el área rural, para abastecer a familias de leña utilizada principalmente para cocinar.
Mito 2. Arrasar con áreas boscosas hará el suelo más fértil para los cultivos. No existe evidencia que los restos de árboles, sean de utilidad para tener mejores siembras. Por el contrario, esta práctica común en poblaciones del interior, generá deforestación y hace menos fértil el suelo para futuras siembras.