Confianza minada tras fallos de la CSJ

Confianza minada tras fallos de la CSJ

Se destruye la poca esperanza que tiene los guatemaltecos de algún día obtener un empleo digno

Compartir

El emitir fallos en contra de proyectos mineros e hidroeléctricos, la Corte Suprema de Justicia (CSJ) se arroga una facultad que el Estado de Derecho no le concede, indica el Centro de Investigaciones Económicas (Cien).

El Cien hace referencia a los casos que han ocurrido este año, siendo el primero en enero, cuando la CSJ suspendió de manera provisional la licencia de autorización de las hidroeléctricas Oxec y Oxec II, ubicadas en Santa María Cahabón, Alta Verapaz.

En dicha ocasión el amparo fue en favor de Bernardo Caal, posteriormente prófugo de la justicia por una denuncia relativa a faltas cometidas en su trabajo como maestro, quien acusó al Ministerio de Energía y Minas (MEM), de no realizar los procesos de consulta previa como lo manda el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El Cien señala que, en mayo, la Corte de Constitucional (CC) dictó una sentencia que permite a ambos proyectos volver a operar por el período de un año prorrogable, mientras el MEM realiza las consultas y en la misma sentencia, conmina al Congreso de la República legislar sobre el derecho de consulta.

Luego, CSJ suspende, de manera provisional, dos licencias a la minera San Rafael al otorgar un amparo provisional al Centro de Acción Legal, Ambiental y Social de Guatemala (Calas), por la misma razón, no hacer las consultas previas, aquí a la población Xinca.

Andrés Dávila, gerente de comunicación de la empresa minera, expuso que las licencias son las de explotación y la de exploración. La de exploración ya estaba vencida, por lo que no tenía caso suspenderla pues no estaba vigente.

Dávila señala que en el municipio de San Rafael Las Flores, donde se encuentra ubicada la mina Escobal, según datos del Renap, el INE, Segeplan e incluso el parlamento xinca, no existe población xinca asentada como tal.