Cobalto: el metal precioso que está provocando una nueva “fiebre del oro”

Cobalto: el metal precioso que está provocando una nueva “fiebre del oro”

Compartir

Hubo una época en la que el oro atrajo a buscadores en el viejo oeste de Estados Unidos. Hoy en día hay otro metal precioso que está provocando una fiebre similar: el cobalto.

La extracción de cobalto todavía no está ocurriendo a gran escala en Estados Unidos, pero una serie de compañías mineras están reclamando derechos en áreas de Idaho, Montana y Alaska en la búsqueda del mineral de color blanco azulado.

Hay ejemplos extraordinarios del creciente interés en el cobalto, un componente clave de las baterías de ion de litio que alimentan a los dispositivos electrónicos y autos eléctricos.

En el pasado, el abastecimiento de cobalto dependía de los mercados de cobre y níquel, que eran metales más valiosos y que típicamente se extraen junto al cobalto.

Pero con el aumento en los precios del cobalto y las proyecciones de su consumo -que indican un aumento de entre 8 y 10% al año- su estatus como producto secundario ha comenzado a cambiar, afirma George Heppel, analista senior de la firma consultora CRU Group en Londres.

Unas 300 compañías en todo el mundo están ahora en busca de depósitos de cobalto, calcula CRU.

Los gigantes de la minería como Glencore también están incrementando su producción en la República Democrática del Congo (RDC), donde se encuentra la mayoría del cobalto del mundo.

En Estados Unidos, la producción limitada de cobalto comenzó en 2014 por primera vez en unas cuatro décadas. La empresa First Cobalt, basada en Canadá, compró una mina en Idaho en marzo y espera comenzar a operarla en unos tres años.

El cobalto, más que el cobre u otro metal, es el principal foco de atención en la mina, afirma el presidente ejecutivo Trent Mell. “Los mineros como nosotros en realidad nunca hemos salido a buscar cobalto“, indica. “Hay mucho cobalto en el mundo. Y como mineros, estamos retrasados“.

Se espera que el consumo de cobalto exceda las 122.000 toneladas este año, comparado con unas 75.000 toneladas en 2011, según CRU.

El precio por libra (la medida que se usa para el cobalto) ha aumentado a más de US$40 este año, comparado con unos US$20 a principios de 2011, y ahora está a unos US$32.

Aunque es probable que el incremento en la producción ayude a satisfacer la demanda en los próximos años, los analistas dicen que se avecina una escasez en 2022.

La dinámica del mercado ha ayudado a fortalecer la confianza, asegura Fiona Grant Leydier de eCobalt, que ha resucitado los planes para su propia mina de cobalto en Idaho que fueron sometidos a discusión en los 1990.

La firma, previamente llamada Formation Metals, ahora espera comenzar la producción a fines del próximo año. “Los fundamentos del mercado de cobalto son sumamente firmes, como nunca lo han sido antes“, indica Grant Leydier.

Nosotros tenemos mucho interés de financistas, de socios potenciales y de empleados potenciales“.

Información tomada del portal www.bbc.com