Chile, ante un cambio cultural para dejar de usar bolsas plásticas

Chile, ante un cambio cultural para dejar de usar bolsas plásticas

Compartir

Las bolsas plásticas tienen, por ley, sus días contados en Chile, pero se necesita un cambio cultural para que el comercio y los supermercados dejen de entregarlas y la población evite reutilizarlas para la basura.

“Me tiro yo mismo la oreja, tenemos que aportar a mejorar nuestro medio ambiente”, se reprocha Marcos Santibáñez, un comprador de un supermercado en Santiago, con un carro lleno de productos en bolsas plásticas.

En Chile, donde sólo un 4% de los 17,5 millones de sus habitantes recicla, dejar de utilizar las bolsas de plástico y reemplazarlas por sacos biodegradables, reutilizables o de tela, es un verdadero cambio cultural. Se estima que los chilenos usan 3.400 millones de bolsas plásticas al año y al menos un 90% de ellas termina en vertederos. O en el mar.

“Lo que nos obliga la ley es a un cambio mucho más cultural. No hay temas respecto a cambios de inversión. Más que pensar en cambiar o invertir en otros plásticos, el mundo del plástico se acabó”, reconoce a la AFP Rodrigo Sahr, gerente de Marketing de supermercados Jumbo y Santa Isabel.

Por más de 40 años, los chilenos han utilizado las bolsas plásticas para acarrear las compras en supermercados y tiendas comerciales o para depositar la basura en sus casas sin preocuparse de la grave contaminación que generan, en particular en los océanos. El 90% de las aves marinas consumieron algún tipo de plástico, estiman agencias medioambientales.

En el invierno austral, en el litoral chileno de más de 4.000 km de extensión, apenas hay personas. Pero sí basura. En varias playas del centro del país, los desechos están regados en la arena, mientras que en las heladas aguas del océano Pacífico, las bolsas plásticas yacen en el fondo del mar y en la superficie forman descomunales islas.

El cambio no pasa sólo por llevar tu propia bolsa al supermercado, sino también por dejar de utilizar las bolsas para la basura, una práctica muy habitual en Chile pero “tremendamente inapropiada, porque (las bolsas) se rompen con mayor facilidad y no cumplen con la función de trasladar los residuos a los rellenos sanitarios”, sostiene la ministra Cubillos.

El gobierno chileno decidió ampliar a todo el territorio la prohibición de las bolsas plásticas en los comercios que hasta ahora estaba restringida a las poblaciones costeras y a la turística Patagonia chilena.

La norma apunta a “prescindir” de las bolsas que se han vuelto un dolor de cabeza para el país, por lo cual “tenemos que abordarlo todos los chilenos y por eso optamos por una prohibición a nivel nacional”, explica Cubillos.

La ley, aprobada por el Congreso chileno a finales de mayo, debería ser promulgada en los próximos días por el presidente Sebastián Piñera, una vez que el Tribunal Constitucional desestimó a principios de julio un recurso de las empresas productoras de plásticos.